El consejo de Seguridad del mes: Embarazo y conducción

En general, las mujeres embarazadas pueden conducir y viajar en automóviles, utilizando con normalidad el cinturón de seguridad, excepto si su médico lo desaconseja. Cuando el ginecólogo dude sobre el uso del cinturón de seguridad hay que limitar los desplazamientos en automóvil, en la medida de lo posible.
En determinados casos, a medida que avance el embarazo, también puede ser aconsejable dejar de conducir y viajar en otro asiento. Por ejemplo, cuando sea imposible conseguir una postura de conducción cómoda o cuando el vientre de la madre quede situado demasiado cerca del volante.
Cuando se realizan viajes largos, conviene aumentar el número de paradas de descanso y que la embarazada camine para activar la circulación.
Para volver a conducir después de dar a luz, normalmente se recomienda esperar 3 semanas después de un parto sin complicaciones, y no hacerlo antes de 6 semanas tras un parto por cesárea. Nuestra recomendación siempre es consultar a los profesionales médicos (ginecólogo u obstetra).

Ver nota>